Blogia
IQUIQUE SERA SEDE IBEROAMERICANO DE ATLETISMO DEL 2008

Chile en el Iberoamericano

Chile en el Iberoamericano

Me quedo con las medallas

Soledad Bacarrezza

¿Alguien se acuerda qué ubicación logró Chile en el último Iberoamericano de Atletismo? Pocos, tal vez sólo los que estuvieron allá en Puerto Rico asesorando al equipo y los dirigentes de la federación. Pero para la imagen del deporte chileno, poco importa la ubicación en una tabla general. Y es que nuestro país, simplemente, debe apuntar a destacar por medio de sus figuras individuales, porque jamás habrá presupuesto ni atletas que cumplan con las marcas mínimas como para mandar un equipo completo. Brasil, claro está, ganó en el Iberoamericano, con 17 medallas de oro. Pero a la hora de comparar el número de atletas en competencia, Chile no alcanzó a enviar ni un tercio del total de participantes del país campeón. Es por esto que la discusión acerca de cuál es nuestra ubicación en el medallero sudamericano, ibero o panamericano es completamente estéril. No hay puntos de comparación. Chile compitió con sólo trece atletas, contra los más de sesenta de Brasil. Por estadística y por lógica se supone que ganen más medallas.

Es por esto que la mitad medio llena del vaso indica que hay figuras para destacar y apoyar. La mitad de nuestro equipo logró medallas, dos de plata y cinco de bronce, para ubicarse en la decimotercera posición, lugar que, insisto, no importa mucho a la hora del análisis. Lo que realmente importa son las preseas, las marcas, los logros individuales. Me quedo con la certeza de que Kael Becerra entró de lleno a las marcas de jerarquía con sus 10.32 en la final de los cien metros, donde ganó la plata. El bronce de Jorge Naranjo en el decatlón, que lo confirma como el mejor especialista en Sudamérica. Las sorpresas -ante las ausencias cubanas- de Francisca Guzmán y Luis Montenegro en las vallas. En síntesis, dos medallas de plata y cinco de bronce que dan cuenta de que en Chile hay fuerza metálica. Más aún, una de ellas pudo haber sido de oro, ya que Marco Antonio Verni, a pesar de su mal momento, sigue siendo referente a la hora de buscar a los mejores balistas de la región. Un buen trabajo a nivel de su concentración debiera guiarlo por fin a rendir en el momento justo del alto rendimiento internacional, y no sólo en el ambiente protegido de la competencia local.

Por ahí es donde hay que poner los huevos, en las figuras individuales. De eso se viste Chile en el deporte, del brillo de sólo unos pocos, Massú, Gonzalez, Ríos, Nicole Perrot, Carlo de Gavardo... Son ellos los que han puesto al país en el tapete, y no un equipo completo logrando una ubicación destacada en una tabla general. Al fin y al cabo, las estadísticas son sólo datos anónimos, prescindibles a la hora de medir el éxito deportivo. ¿O qué prefiere usted: llegar sin medallas pero bien ubicados entre los países, o las siete preseas que nos dejaron de colistas? Yo me quedo con las medallas y con los nombres que hay tras ellas.

Fuente http://deportesblog.emol.com/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres